Moola Bandha

En sánscrito la palabra moola significa “raíz”, refiriéndose a la base de la columna o perineo, donde está mooladhara chakra, donde se encuentra el asiento de kundalini y se la conoce como la llave del perineo; es un bandha muy efectivo para desbloquear el brahma granthi y para localizar y despertar mooladhara chakra.

Moola bandha es una práctica muy importante en hatha y kundalini yoga. En el aspecto físico, es la contracción de los músculos del suelo pélvico y que las zonas contiguas permanezcan relajadas; a nivel sutil, sin embargo, es la contracción del mismo mooladhara chakra. El cuerpo perineal actúa como el punto a través del cual podemos localizar el centro psíquico de mooladhara chakra; en el nivel pránico moola bandha es el responsable de reeconducir el fluido del prana que desciende.

Debido a la contracción del perineo, la fuerza apana es conducida hacia arriba uniéndose al agni mandala en la región de samana con el fin de facilitar el despertar de kundalini.

Área de contracción
El área de contracción física de mooladhara chakra tiene una localización diferente en el cuerpo del hombre que en el cuerpo de la mujer. En el hombre, este punto esta en el perineo, entre el ano y el órgano sexual; en la mujer está en la cerviz, donde se unen la vagina y el útero.

Para entender moola bandha, primero debemos de repasar brevemente dos prácticas asociadas: ashwini y vajroli mudra. Ashwini mudra es la concentración del esfínter anal y vajroli mudra es la concentración del pasaje urinario. Estas dos contracciones se pueden practicar de manera independiente para poder perfeccionarlas mejor y poder ser consciente del punto interno de presión cuando se efectúe cada contracción.

En la práctica de moola bandha, al principio, se hacen ambas contracciones, pero con la práctica uno se vuelve consciente del tercer punto, muy sensible, situado en el interior del cuerpo, ya que se produce un suave latido cuando se contrae; la práctica de moola bandha comienza cuando se descubre y mantiene ese punto exacto. Después uno debe de abandonar la práctica de ashwini y vajroli y concentrarse en moola bandha.

Cuando apana asciende y llega a la región del ombligo, aumenta el fuego gástrico. Apana, combinado ahora con el fuego del chakra manipura (el tercer chakra), cruza el chakra anahata (el cuarto chakra), en donde se mezcla con el prana, cuya sede es la región del corazón y los pulmones. El prana es caliente por naturaleza y este calor aumenta todavía más por la fusión de los iones negativos del prana con los positivos del apana. Con este proceso despierta kundalini gracias a este calor extremo según las escrituras tántricas.

Técnica de Hatha Yoga
Nivel 1º.- Sin retención
Sentados en siddhasana o siddha yoni asana, colocar las manos sobre las rodillas, ojos cerrados y cuerpo relajado; llevar la conciencia al punto donde el talón está en contacto con el perineo o yoni, centrar la conciencia en ese punto; respirar suave y profundamente, con cada inhalación, contraer el perineo o la pared interior de la vagina, sentir como toda el área asciende hacia arriba todo lo que te sea posible, per sin forzar, con cada exhalación, relajar la contracción y relajarse. En este nivel no se practica ninguna retención y no se prolonga la contracción, sino que sigue el ritmo de la respiración: inspiramos, contraemos; exhalamos, relajamos. Continuar con la práctica durante cinco minutos.

Nivel 2º.- Con retención interna
Sentados en siddhasana o siddha yoni asana, colocar las manos sobre las rodillas, ojos cerrados y cuerpo relajado; inspirar profundamente, mantener la respiración y hacer jalandhara bandha; contraer el área de mooladhara chakra llevándola hacia arriba tanto como sea posible sin una tensión excesiva. Mantener la atención fija en el punto de la contracción y mantenerla tanto tiempo como sea posible, después relajar la contracción y jalandhara y exhalar suavemente. Esto es una vuelta, antes de empezar con la siguiente permitir que la respiración se nivele. Hacer diez vueltas.

Nivel 3º.- Con retención externa
Se empieza la práctica de la misma manera; inspirar profundamente y exhalar; mantener la respiración con los pulmones vacíos y hacer jalandhara bandha; contraer la región de mooladhara chakra y mantener la contracción tanto tiempo como sea posible, después relajar la contracción y jalandhara y exhalar suavemente. Esto es una vuelta, hacer diez.

Precauciones
Las personas que sufran de problemas coronarios, ataques o presión arterial alta no deben de hacer esta práctica.

Técnica de kundalini yoga
Sentados en siddhasana o siddha yoni asana, colocar las manos sobre las rodillas, ojos cerrados y cuerpo relajado; llevar la conciencia al punto de contacto en donde el talón está presionando el perineo o yoni. Conciencia intensa de la presión en ese punto. Vuelve la conciencia a la respiración y siente o imagina que estás inspirando y exhalando a través de ese punto; siente como la respiración moviéndose a través del cuerpo perineal se va volviendo más y más ajustada hasta que parezca que está taladrando el punto donde está localizado mooladhara chakra; en ese punto se debe de sentir una contracción psicofisica. Si se es capaz de localizar mooladhara chakra, visualiza un cuadrado amarillo, en ese punto, dentro del cuadrado hay un triángulo rojo invertido, visualízalo mientras continuas inspirando y exhalando a través de ese punto. Continua con la práctica durante cinco minutos.

Nivel 2º.- mooladhara anusandhana
Sentados en siddhasana o siddha yoni asana, colocar las manos sobre las rodillas, ojos cerrados y cuerpo relajado; llevar la conciencia al punto de contacto en donde el talón está presionando el perineo o yoni, enderezar la columna y mantener la cabeza derecha, conciencia de la respiración natural y rítmica durante unos momentos. Enfocar la conciencia en el punto de mooladhara chakra, inspirar profundamente y al exhalar repetir mentalmente el LAM_LAM_LAM, formando un mala de sonido continuo e interrumpido; sentir las vibraciones emanando y resonando en mooladhara chakra. Continuar con la práctica durante quince vueltas.
Después inhalar profundamente y exhalar con una larga y suave repetición: LAM-M-M-M-; el sonido “M” largo debe de continuar hasta que acabe la exhalación; sentir la resonancia en mooladhara chakra y tratar de experimentar la localización exacta del chakra. Practicar quince vueltas.

Nivel 3º.- mooladhara dhyana
Sentados en siddhasana o siddha yoni asana, colocar las manos sobre las rodillas, ojos cerrados y cuerpo relajado; llevar la conciencia al punto de contacto en donde el talón está presionando el perineo o yoni, enderezar la columna y mantener la cabeza derecha, completa conciencia del punto del chakra. Visualizar mooladhara como un loto rojo oscuro de cuatro pétalos, verlo claramente; despacio, el loto empieza a girar; cuatro pétalos rojos que girando y girando en un movimiento continuo, girando y formando un vórtice rojo de energía primaria y luz; sentir la vibrante energía de este vórtice de luz girando vibrando en tu interior. Experimentar como asciende este vórtice de energía, en contracciones espontáneas, expandiendo olas de luz y energía hasta el cerebro. El principio de estas contracciones tienen lugar a nivel de mooladhara chakra, pero gradualmente la sensación se extiende a través de todo el cuerpo, pudiendo sentir como todo él se contrae, espontáneamente, sin ningún esfuerzo. Olas de energía y dicha intensas se pueden sentir con cada contracción, llegando a ser insoportables. Este sería el despertar de mooladhara chakra. Continuar con esta experiencia hasta que la conciencia se apague.

Efectos psicológicos
Mooladhara chakra está situado en un punto muy próximo al llamado cuerpo perineal, el cual es un área muy pequeña donde convergen todos los músculos del perineo. En la pelvis, hay muchos ligamentos y músculos y un sólo punto donde todos ellos se juntan, llamado cuerpo perineal y es alrededor de este área donde se puede sentir la sensación y estimulación de mooladhara chakra.

Practicando vajroli y ashwini y tratando de separar los dos grupos musculares, automáticamente estimulamos mooladhara chakra y después, aislando esa contracción, podemos llegar hasta ese punto; con frecuencia no somos conscientes de esa área ya está casi siempre totalmente contraida debido a factores psicológicos y de estrés ambiental ya que estos músculos reaccionan de una forma muy activa a estos dos factores. A través de la práctica de moola bandha, ganamos control sobre los músculos del cuerpo perineal, estimulando también la base del cerebro, especialmente activando y estimulando el sistema reticular. Esta parte funciona como un filtro, permitiendo que únicamente la energía necesaria llegue al cerebro; siendo esta parte del cerebro la encargada de mantener el reposo de las ondas cerebrales, de la conciencia y del estado de alerta.

La estimulación regular de este área tiene el efecto de estimular y activar el sistema reticular, creando una gran sensación y conciencia de todo el cuerpo e incluso fuera de la cabeza, dando la impresión de que la columna vertebral es una extensión de la base del cerebro y que desciende por la parte trasera del cuerpo. Realmente es una parte del cerebro y si estimulamos esta zona mediante moola bandha llevamos más conciencia a la columna vertebral con lo cual se revitalizan todos los demás órganos cuando la energía pasa a través de ellos.

Moola bandha es muy beneficioso para los problemas digestivos, especialmente para el colón y para el tratamiento de hemorroides, así como para tonificar y fortalecer los órganos pélvicos previniendo el prolapso (deslizamiento) del útero, disminuyendo la congestión sanguínea y ayudando a regular la menstruación. Ayuda también, en el hombre, a los problemas con la próstata, eyaculación precoz e impotencia. También sublimiza el instintivo camino del orgasmo, con una ascensión de la conciencia desde el nivel de brahma granthi al de vishnu granti. Moola bandha impulsa a apana vayu hacia el encuentro y unión con prana vayu en manipura chakra. Moola bandha, junto con vajroli mudra, ayudan a trasmutar la energía sexual en ojas shakti (energía espiritual) y juegan un importante papel en la transmutación del Bindu en Nada.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir