Veerasana - Postura del Héroe

El nombre completo de esta asana es mahaveerasana; veerasana es únicamente una abreviatura. Maha significa “grande” y veer significa “valiente” o de alcanzar el poder heroico y la capacidad de desarrollarlo. Mahaveer es el nombre de Hanuman (el dios mono) que era el “gran héroe” del panteón Hindú.

Técnica primera

Sentarse en vajrasana (sobre los talones); Colocar el pie derecho al lado de la rodilla izquierda. Colocar el codo derecho sobre la rodilla derecha y apoyar la cabeza en la palma de la mano derecha y la mano izquierda encima de la rodilla izquierda; cerrar los ojos y relajarse. Alternar la posición de las piernas.

Técnica segunda
(Es una variación de esta asana que se describe en diferentes textos de hatha yoga).
 Sentarse con el pie izquierdo hacia detrás en contacto con la nalga izquierda (el dedo gordo del pie debe permanecer debajo de la nalga). Colocar el pie derecho sobre el muslo izquierdo, manteniendo las rodillas amplia-mente separadas y la columna y cabeza derechas. Mantener las manos sobre las rodillas en chin o gyana mudra.

Técnica avanzada
Sentados en vajrasana; colocar un pie sobre el muslo de la pierna contraria, en la posición de medio loto; colocar las palmas juntas enfrente del pecho en la postura de oración y cerrar los ojos. Ponerse de rodillas usando la pierna libre como un elevador; colocar las manos con las palmas juntas encima de la cabeza, los dedos apuntando hacia arriba. Practicar una vez con cada pierna tanto tiempo como sea posible mantener cómodamente el equilibrio.

Nota
Es una postura excelente para concentrarse.

Respiración
Normal en la primera técnica. En la técnica avanzada, retener la respiración mientras nos ponemos sobre las rodillas.

Concentración
En bhrumadhya o ajna chakra.

Duración
Permanecer uno o dos minutos, siempre que nos sintamos cómodos sobre todo en la técnica avanzada

Precauciones
En la práctica avanzada, debemos vigilar la presión que se ejerce sobre las rodillas.

Beneficios
Veerasana estabiliza la energía que fluye hacia los órganos repro-ductivos y estabiliza el control de la energía sexual. Incrementa la fuerza en el cuerpo; en la posición sentada se estimulan los nadis de las piernas que se conectan con las glándulas y órganos sexuales y se estimulan ciertos centros cerebrales que están asociados a estas glándulas.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir