Utthita Padangusthasana - Postura sobre el dedo gordo del pie

Padangustha significa dedo gordo del pie; postura en equilibrio cogiendo los dedos gordos de los pies

Técnica

Sentados piernas unidas y extendidas; doblar las rodillas y colocar las plantas de los pies en el suelo con los talones cerca de las nalgas.

Posición 1ª
Sujetar el dedo gordo del pie derecho con la mano derecha y el dedo gordo del pie izquierdo con la mano izquierda(empleando los índices). Relajar todo el cuerpo, fijar la mirada en un punto y manteniendo la columna recta, dejar caer el tronco hacia atrás manteniendo el equilibrio sobre las nalgas; lentamente estirar piernas y brazos.

Posición 2ª - Merundandasana (variación)
Separar lentamente las piernas guardando el equilibrio sobre las nalgas, todo lo que permitan, sin forzar, las caderas; la barbilla hacia la garganta lo que permite estirar la nuca y abrir el pecho. Para volver a la posición de partida, juntar lentamente las piernas e ir flexionando las rodillas, a cada inspiración, hasta poner las plantas de los pies en el suelo, estirando la columna y relajando las piernas.

Nota
Durante la asana, tratar de mantener los hombros hacia atrás y los brazos extendidos

Respiración
Forma dinámica: inspirar mientras despegamos los pies del suelo, retener la respiración mientras estiramos las piernas y espirar al deshacer la postura.
Forma normal: Una vez en la postura, respirar lenta y profundamente varias veces y mantener la posición sin perder la rectitud vertebral.

Duración
Tanto tiempo como podamos mantener la retención (variante 2ª) o la postura sin tensión.

Concentración
Manteniendo él equilibrio fijando la mirada en un punto fijo. Cuando la postura se domina puede cerrarse los ojos y concentrarse en el punto central entre las dos cejas entrecejo.

Limitaciones
No practicar esta asana si se sufre de ciática o hernia discal.

Beneficios
Estira y fortalece las piernas y los músculos abdominales activando, especialmente, el hígado; ayuda a eliminar las lombrices y estimula el movimiento peristáltico contribuyendo a una mejor digestión asimilación y evacuación, tonificando todos los órganos de la zona. Alinea las vértebras desplazadas, tonifica los nervios espinales y estira los músculos; mejora el sentido del equilibrio e induce a la concentración.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir