Mayurasana - Postura del Pavo Real

Etimología
Mayura: pavo real; asana: posición.

Técnica
Posición de partida: de rodillas, separadas, pies juntos. Inclinarse hacia delante y colocar las manos en el suelo, entre las dos rodillas; los dedos, dirigidos hacia los pies. Flexionar los brazos, uniendo completamente los codos e inclinar el cuerpo hacia delante hasta que el abdomen descanse sobre los codos y el pecho sobre los brazos. Los antebrazos quedan perpendiculares al suelo; extender las piernas, uniéndolas. Los dedos gordos de los pies apoyados en el suelo; tensar los músculos y elevar el tronco y las piernas hasta que se encuentren horizontales con el suelo.Todo el cuerpo debe estar equilibrado, únicamente, sobre las palmas de las manos. Mantener la posición final todo el tiempo que sea posible sin tensión y después, con cuidado retornar a la posición inicial.

Nota
Asana que combina el esfuerzo y el equilibrio, que se ve favorecido por la fijación de la mirada en un punto. Aplicando un mayor esfuerzo y reajustando el centro de gravedad del cuerpo se puede aumentar la elevación de piernas.

Respiración
Inspirar profundamente mientras se eleva el cuerpo del suelo, retener la respiración en la postura final e inspirar mientras se desciende. Respirar normalmente si se mantiene la posición final durante largo tiempo y sin tensión muscular.

Duración
Permanecer en la posición todo el tiempo que se pueda retener la respiración; repetir cuando la respiración se haya normalizado después de completar la postura.

Concentración
En mantener el equilibrio del cuerpo o en Manipura chakra.

Beneficios
Fortalece y tonifica la musculatura de los brazos, pecho, espalda y abdomen; estimula todos los procesos fisiológicos; activa la circulación sanguínea y la función metabólica; purifica la sangre y previene contra las afecciones del sistema digestivo: dispepsia, gastritis, trastornos hepáticos, diabetes, estreñimiento, aerofagia.

Limitaciones
No se debe practicar si se tiene la presión arterial alta, hernia o úlcera estomacal.

Secuencia
Al final de la sesión de asanas. Después de Mayurasana y Padma Mayurasasana, no deben realizarse posturas invertidas, ya que hay un gran vertido de toxinas hacia el torrente sanguíneo para su futura eliminación y no conviene dirigirlo hacia el cerebro.

Variante
Sentarse en padmasana (loto), colocar el peso del cuerpo sobre las manos como hemos descrito anteriormente y despacio ir elevando las rodillas del suelo hasta quedar en el aire.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir