Kapotasana - Postura de la Paloma

Kapota significa paloma; asana, postura: Postura de la Paloma.

Técnica
Posición de partida: sentado con las piernas extendidas hacia delante; doblar la pierna derecha dejando que el pie se coloque debajo del muslo izquierdo con el talón cerca de la ingle y la rodilla quede alineada al frente. Doblar la pierna izquierda, inclinar ligeramente el cuerpo hacia la derecha y pasar la pierna hacia atrás, dejándola totalmente estirada y apoyada la parte frontal en el suelo. Las manos (o la punta de los dedos) se apoyan en el suelo a ambos lados de la pierna derecha; los hombros hacia abajo, la cabeza y el cuello hacia atrás, la barbilla hacia el pecho y la nuca estirada.

Posición avanzada
Dejando la mano derecha en el suelo, doblar la pierna izquierda llevando la misma mano hacia atrás y cogiendo el pie; (el codo debe subir pegado al costado izquierdo para evitar dañar la articulación). Inspirando, ir estirando lentamente los brazos tirando del pie hacia arriba hasta que cabeza y pie queden en contacto (postura final), espirar ajustando la posición y relajando tensiones.
Para volver a la posición, inspirando separamos el pie de la cabeza que vuelve a su posición; espirando soltamos la mano derecha del pie y la mano vuelve por delante a poyarse en el suelo; bajar el brazo izquierdo por delante (el codo se vuelve a acercar al costado) llevándolo hacia atrás antes de volverlo a su posición de inicio con la palma de la mano en el suelo; traer suavemente la pierna hacia delante y estirar ambas. Relajar y cambiar la posición de las piernas.

Nota
En caso de no llegar con la mano al pie, se puede usar una cinta de ayuda.

Respiración
Antes de pasar a la posición avanzada, o como final de la postura sencilla, hacer varias respiraciones abriendo bien el tórax, utilizando el empuje de los dedos de las manos contra el suelo.

Concentración
Centrar la atención en la apertura torácica (anahata chakra).

Secuencia
Debe completarse con una postura de flexión hacia delante.

Duración
Una vez con cada pierna, manteniendo el tiempo que resulte confortable.

Beneficios
Alarga y flexibiliza toda la columna vertebral. Abre la zona escapular y pélvica. Estimula las glándulas tiroides, paratiroides, suprarrenales y sexuales. Da vitalidad a todo el organismo.

Plano energético
Esta postura canaliza la energía a través del conducto central (Sushumna Nadi) e induce a un estado, primero de recogimiento interior (pratyahara) y después a la concentración (dharana).

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir