Jalandhara Bandha - Llave de la garganta

Jalandhara bandha es una técnica la desbloquear el ruda granthi. Se le conoce como la contracción de la garganta. En sánscrito la palabra "jala" significa cuello y "dhara" significa corriente o fluido. Jalandhara bandha es la contracción física o cerramiento con la cual se controla la red de los nadis, nervios y vasos sanguíneos que fluyen a través de la garganta hasta el cerebro. Es el bandha más importante para asociar al pranayama y acompaña a las prácticas de kumbhaka - retención de la respiración prolongada.

Esta práctica corta la circulación de los líquidos de la cabeza, estableciéndose un circuito independiente. Hay ahí una red de nadis sutiles, y mediante este bandha se detiene el flujo descendente de los líquidos de la cavidad del paladar. El líquido que fluye desde la cavidad del paladar se describe como soma (néctar o elixir). Este líquido cerebroespinal se compone de diversas hormonas nutritivas que mejoran el crecimiento y desarrollo del organismo. Normalmente, este líquido fluye hacia abajo y es quemado por el fuego gástrico que agita el prana. Cuando se obtiene un completo dominio del jalandhara bandha, el néctar ya no tiene un flujo descendente y se amortiguan los nadis ida y pingala, que son, respectivamente, corrientes lunar y solar.

En la garganta se localiza el quinto centro, vishuddhi, unido a dieciséis órganos de apoyo: dedos de los pies, tobillos, rodillas, músculos, perineo, órganos reproductores, ombligo, corazón, cuello, garganta/lengua, nariz, punto medio del entrecejo, frente, cabeza, cerebro y nadi sushumna en el cráneo. Con la práctica regular del jalandhara bandha desaparecen todas las enfermedades de la garganta. Los dieciséis órganos de apoyo se vitalizan, y el soma se recicla en el cuerpo. De este modo, el líquido cerebroespinal se canaliza a otro circuito. Estos agentes químicos vitalizadores se pierden si son quemados por el fuego gástrico, promoviendo la vejez y la muerte. La nueva canalización de este líquido a través del jalandhara bandha elimina la vejez y revitaliza todo el organismo. Con la constricción suspende la actividad de ida y pingala, haciendo que el prana fluya a través de sushumna. Se reduce así la tasa respiratoria hasta que se vuelve inmóvil. Se alarga la duración de la vida; se eliminan enfermedades; y el practicante rejuvenece.

Los tres bandhas son dispositivos excelentes para despertar a kundalini, abriendo el camino de sushumna, amortiguando la actividad de ida y pingala, fundiendo el prana con el apana y perfeccionando el kundalin yoga.

Técnica
Nivel 1º - Con kumbhaka interno

  • Sentados en siddhasana o padmasana, con las rodillas firmemente apoyadas en el suelo y la columna derecha; colocar las manos encima de las rodillas. Cierra los ojos y relaja todo el cuerpo.
    Espira profundamente. A continuación haz una inspiración completa, retener la respiración con los pulmones llenos. Acto seguido cierra la glotis, haciendo un movimiento de deglución, como si tragaras saliva, y simultáneamente inclina la cabeza hacia delante, hasta apoyar la barbilla firmemente contra el esternón, justo en la horquilla que forma en su parte superior, de manera que la tensión se sienta en la parte posterior de la cabeza y en el cuello. Mantener la concentración en el punto donde se siente la tensión.
  • Estirar los brazos, al presionar firmemente las manos en las rodillas, de forma que los hombros se encorven ligeramente hacia delante y hacia arriba inclinado ligeramente el cuerpo unos 10º; esta posición cerrará la postura e incrementará la conciencia del área entre la barbilla y el esternón.
    Permanecer en la postura todo el tiempo que se sea capaz de mantener la respiración sin esfuerzo y resulte confortable. Concéntrate en vishuddi chakra.
    Cuando se relaja el bandha, se relajan los hombros, se doblan los brazos, se eleva suavemente la cabeza y se exhala lentamente. Cuando la respiración ha retornado a la normalidad respirando libremente durante unos momentos, se repite la práctica. Hacer de cinco a diez vueltas.
Nota
Para comprobar si lo ejecutas de forma correcta, sólo tienes que intentar respirar una vez aplicado el bandha. Si el aire sale o entra, significa que la glotis no está bien cerrada. Es corriente que esto suceda en los primeros intentos. Prueba de nuevo, hasta conseguir que el bandha quede completamente sellado y notes que el aire no puede entrar ni salir.

Jalandhara bandha debe acompañar toda retención prolongada de la respiración.

Nivel 2º - Con retención interna y externa
Jalandhara bandha se puede practicar con retención interna y externa, en practicantes que tengan una buena salud en general. Inhalar y retener la respiración dentro, hacer jalandhara, elevar los hombros y bloquear los brazos, contar mentalmente de uno a diez, relajar los hombros, elevar la cabeza y exhalar; hacer de nuevo jalandhara, retener la respiración y contar de uno a diez, relajar los hombros, elevar la cabeza y exhalar. Esto es una vuelta; relajarse y permitir que la respiración se normalice; no hacer una nueva ronda sin que la respiración vuelva a la normalidad, no practicar cuando falta la respiración. Se necesita respirar varias veces antes de empezar de nuevo. Hacer diez vueltas.

Precauciones
Nunca inspirar y exhalar hasta que la cabeza esté derecha, de lo contrario se puede dañar los músculos que están comprimidos y experimentar un agudo dolor.

Limitaciones
Esta práctica no está recomendada para personas que sufran del corazón, mareos o problemas de tensión alta. Ni en caso de hipertiroidismo.

Efectos fisiológicos
Manteniendo la respiración durante algún tiempo con jalandhara bandha se crea una fuerte estimulación nerviosa, la cual distrae la atención de la necesidad de respirar.
Evita que la presión del aire actué más arriba de la glotis, lo que podría tener consecuencias negativas para el cerebro y los oídos.
Al mismo tiempo, la contracción de la garganta afecta a la traquea y a los vasos sanguíneos que van al cerebro. La sangre que va al cerebro se relentaliza bajo la presión que se ejerce sobre los vasos sanguíneos del cuello, especialmente del seno carótido que se trasmite por vía refleja al corazón, y se traduce en un efecto de disminución del ritmo cardíaco.
El aliento puede ser mantenido durante largo tiempo con esta técnica.
Al mismo tiempo, cuando se inclina la cabeza hacia delante, empujamos y alargamos la columna con un estiramiento suave de las meninges que están en el cerebro. Esta sutil presión abre los nudos de la estructura física alrededor del cerebro y de la columna.
Jalandhara ajusta el ritmo cardíaco, la presión sanguínea y los ritmos de las ondas cerebrales. Durante su aplicación son comprimidas muchas fibras nerviosas en el interior del cuello, lo que provoca una disminución del flujo de impulsos nerviosos hacia el cerebro. Los impulsos se acumulan en el plexo cervical, y cuando se abre el bandha, se liberan con gran fuerza, produciendo la activación de los cetros cerebrales y un estado mental de gran serenidad.

La estimulación a nivel de la garganta ayuda a equilibrar la función de la tiroides, la cual regula el metabolismo en su producción hormonal. Con una práctica regular hay un suave y repetitivo estímulo de la tiroides, aunque por ejemplo, no tan grande como el que se efectúa haciendo la postura sobre los hombros.

Acerca de los efectos fisiológicos, siempre mantenemos que el yoga es holístico tanto en la teoría como en la práctica; no podemos decir que ninguna práctica pudiera directamente influenciar sobre ningún órgano o glándula. Todas las prácticas del yoga estiran y abren, contraen y expanden, por lo tanto el cuello se coloca en una postura y después en otra; cada vértebra, músculo, nervio, canal nervioso, glándulas, etc. crean sus propias contracciones y al cabo del tiempo, esta suave compresión y expansión alterará el funcionamiento total de un órgano, de la misma manera que una esponja se llena de agua y se escurre repetidamente para secarse.

Hay ciertas prácticas de las cuales se dice que afectan directamente a un órgano en particular, por ejemplo al hígado, los riñones, el estómago, etc; es una indicación de sobre que órgano la asana se supone debe trabajar para incrementar su función. Por lo tanto, no importa en la cantidad que se pueda incrementar el funcionamiento del tiroides o paratiroides haciendo jalandhara bandha, lo que importa es que se puede hacer.

En fisiología, una persona que practica un bandha verá afectada una parte en particular de su cuerpo y a otra persona le afectará a otra parte diferente, según los resultados obtenidos de diferentes personas; las explicaciones fisiológicas y psicofisiológicas son mecánicas. Se surten de un profundo entendimiento en los cuales están involucrados las estructuras y las energías. Un ejemplo: los especialistas en aparato respiratorio no entienden realmente como trabajan los músculos respiratorios y si no entendemos esas cuestiones tan sencillas, abandonemos el querer entender los procesos más complicados y sus maniobras. Las explicaciones yóguicas y fisiológicas tratan de complementarse la una a la otra, pero realmente nosotros no sabemos como realmente trabajan las prácticas y es muy importante no querer simplificar la investigación de los resultados mecánicos.

El yoga nos permite acceder a nuestro sistema nervioso directa y profundamente con control lo cual nos permite regularnos. Si las prácticas de yoga tales como bandhas o retenciones, se añaden a otros métodos y técnicas existentes, entonces todo el sistema se fortalecerá y estabilizará con efectos largos y duraderos.

Plano energético
Intensifica la actividad de vishuddhi chakra. Impide que el néctar (amrit) descienda más allá de vishuddi chakra y sea consumido por los centros inferiores (el fuego de manipura chakra). De esta manera, contribuye a preservar la vitalidad física y a frenar los procesos catabólicos del organismo. Bloquea el flujo de energías de ida y pingala, encauzando su prana hacia el interior del canal central, donde estimula los chakras y ayuda a disolver los nudos psíquicos (granthis).

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir