Meditación para cada signo - Tauro

El hatha yoga, como forma de meditación activa y como forma de explorar el cuerpo: asanas y pranayama principalmente sintiendo como afectan los ejercicios en una parte en particular.
El canto de mantras, ligados estrechamente a la nuca, el cuello y la laringe, están ligados a Tauro.
Elija un mantra, un canto religioso, una balada con la que se encuentre particularmente bien; siéntese en su lugar preferido, en una posición cómoda, ponga la música y dirija su atención a la respiración, relájese y cante en alto la melodía elegida y trate de hacerla llegar a la parte más profunda de su conciencia, no se esfuerce, únicamente déjese ir.

Los trabajos manuales que estén relacionados con la tierra, como el barro, son excelentes para Tauro, sin intentar hacer nada en concreto simplemente dejando que entre las manos se deslice el barro.
Antes de empezar pondremos una música suave para relajarnos y que después nos puede servir de fondo de la meditación.
Cuando termine de modelar, no importa lo que haya hecho, mire lo que ha trabajado, percíbalo, siéntase dentro de lo material, de la tierra. Así mismo, vivir intensamente la naturaleza, el aire libre, caminar, si es posible sin calzado, sintiendo el contacto con el suelo, el aire y el sol, el sonido de los animales y de los árboles...
“Olvide sus preocupaciones y hágase uno con el presente, con la naturaleza”
En un momento determinado, túmbese en el suelo, cierre los ojos, sienta el cuerpo de forma consciente, notando el peso de las manos, brazos, piernas, tronco, los olores, los sonidos, sienta todo lo que le rodea y trate de visualizarlo; por donde ha andado, que ha visto, como eran los árboles, si ha visto, oído o sentido a un animal.
Entréguese por completo a esos sentimientos que se expanden por todo el cuerpo, como se relaja, como se distiende.
Cuando quiera terminar, respire profundamente y sin ningún tipo de prisas haga pequeños movimientos hasta terminar con un gran desperezo.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir