Kaya Sthairyam


Es la primera práctica de la serie de dharana, es la práctica básica para la concentración en la inmovilidad del cuerpo. En sánscrito, la palabra "kaya" significa cuerpo y "sthairyam" significa inmovilidad, debido a la interrelación entre el cuerpo y la mente, cuando el cuerpo esta inmóvil la mente lo está también. Por lo tanto cada practica de dharana debería empezar con esta práctica. (5 a 10 minutos)

Únicamente cuando el cuerpo esta absolutamente inmóvil y estático se debe empezar la practica de dharana, ya que la mente sólo se la puede dirigir hacia un punto cuando el cuerpo esta quieto, ya que en el momento que el cuerpo se mueve la mente también se mueve.

Cuando la concentración desaparece no se puede volver a alcanzar otra vez ese grado de concentración. Durante la práctica de pratyahara se puede mover el cuerpo, cambiar de posición y volver otra vez a la practica. En dharana, sin embargo, no se puede mover ni un dedo, ni pestañear, ni incluso tragar sin romper la concentración.

En la etapa inicial de Kaya Sthairyam el cuerpo debe estar confortable y relajado en la postura de meditación y más tarde cuando se va desarrollando el estado de inmovilidad, la conciencia física se dejará a un lado y se irá incrementando la conciencia de la inmovilidad. En este momento la concentración se mudará del cuerpo a la respiración natural y de esta manera la mente se irá enfocando y por último la conciencia de la respiración también se ira retirando hasta que sólo quede la total conciencia. En este momento se estará listo para dharana.

Cuando la conciencia se ha desembarazado totalmente del cuerpo inmóvil se puede empezar a concentrarse en un objeto de meditación. Si dharana empieza con un cuerpo que no esté estable y una mente fluctuante no obtendrá ningún beneficio de la práctica y aunque se practique cien años el único resultado serán tensiones, frustraciones.

Por lo tanto, se debe poner toda la atención, al principio, en las prácticas preparatorias; perfeccionar kaya sthairyam hará que procedamos con las prácticas de dharana sin ningún obstáculo.


TÉCNICA:

Nivel 1º.- Preparación
Sentados en una postura de meditación confortable, preferiblemente siddhasana o padmasana, ajustar la posición de modo que no haya que mover ninguna parte del cuerpo durante la práctica, espina dorsal derecha, cabeza, cuello y hombros ligeramente hacia detrás, manos sobre las rodillas en gyana o jin mudra, ojos cerrados conciencia de la respiración lenta y profunda. Contar cinco respiraciones mentalmente.

Nivel 2º.- Postura del cuerpo
Volver la conciencia al cuerpo y concentrarse en la postura de meditación, sentir toda la columna derecha de arriba a bajo soportando la cabeza, conciencia de la sincronicidad y posición equilibrada de brazos y piernas, total conciencia del cuerpo.


Nivel 3º.- Visualización del cuerpo
Visualizar el cuerpo externamente como si nos estuviéramos mirándonos en un gran espejo, ver el cuerpo en la postura de meditación de frente, espalda, del lado derecho, izquierdo, desde arriba, ver todo el cuerpo a la vez.

Nivel 4º.- El cuerpo como un árbol
Conciencia de todo el cuerpo. Sentir que se está enraizando al suelo e imaginar que el cuerpo esta creciendo desde el suelo como un árbol; el torso es el tronco, los brazos y la cabeza las ramas y las piernas las raíces; el cuerpo está enraizado al suelo y no se puede mover.

Nivel 5º.- Sensación en el cuerpo
Conciencia de las sensaciones físicas: frío, calor, picor, dolor, incomodidad, tensión, rigidez; dirigir la conciencia a todos esos sentimientos. Dejar que la mente se enfoque hacia ellos y si empieza a vagabundear, llevarla de nuevo a las sensaciones del cuerpo.

Nivel 6º.- Partes del cuerpo
Directamente llevar la conciencia a la cabeza; ser conscientes de la cabeza y de nada más sentir cualquier sensación en la cabeza, visualizarla; deslizar la conciencia a la nuca, continuar con el mismo proceso moviendo la conciencia a los hombros, al brazo derecho, al izquierdo, a la espalda, al pecho, al abdomen, pierna derecha e izquierda y finalmente a todo el cuerpo; conciencia de todo el cuerpo junto, intensificar la conciencia de todo el cuerpo. Hacer otra vuelta manteniendo una total conciencia.

Nivel 7º.- Inmovilidad del cuerpo
Hacer esta resolución: no moveré mi cuerpo durante toda la práctica, mi cuerpo no se moverá o sacudirá , mi cuerpo permanecerá estático e inmóvil como una estatua. Aunque sientas el impulso de mover un dedo de la mano o del pie, de ajustar las ropas, de rascarte, trata de no hacer caso a esa necesidad y cuando sientas necesidad de moverte dite a ti mismo: no voy a mover ninguna parte del cuerpo hasta que termine la práctica.

Nivel 8º.- Estabilidad e inmovilidad
Conciencia del cuerpo físico, de la postura meditativa y de nada más, conciencia de todo el cuerpo total e ininterrumpida, el cuerpo esta completamente estable e inmóvil; desarrolla el sentimiento de estabilidad, conciencia del cuerpo y de la estabilidad y conciencia del cuerpo e inmovilidad. (bis). Conciencia del cuerpo físico sin movimiento sin incomodidad, únicamente estabilidad e inmovilidad.

Nivel 9º.- Rigidez psíquica

Sentir la inmovilidad y la estabilidad del cuerpo, gradualmente el cuerpo se irá volviendo rígido e inmóvil como una estatua, como si todos los músculos estuvieran congelados; el cuerpo se vuelve tan rígido que se es incapaz de mover alguna parte aunque se intente, total conciencia del cuerpo de la inmovilidad y rigidez psíquica, siéntate como si estuvieras trabado, conciencia del cuerpo y de su solidez.


Nivel 10º.- Conciencia respiratoria
Cuando el cuerpo se vuelve inmóvil y rígido se empieza a perder la conciencia física, ese es el momento de llevar la atención a la respiración, conciencia de la respiración natural sin alterarla ni modificarla, simplemente observar la respiración entrando y saliendo del cuerpo de la respiración moviéndose rítmicamente; seguir cada movimiento de la respiración con la conciencia.

Al mismo tiempo, conciencia del cuerpo; permitir que la conciencia se alterne de la respiración al cuerpo y del cuerpo a la respiración. Cuando el cuerpo se vuelve más y más rígido la conciencia, automáticamente, cambiara más y más hacia la respiración. No hacer ningún tipo de esfuerzo. Cuando el cuerpo está absolutamente inmóvil, la respiración se hará cada vez más sutil hasta que parezca que no se está respirando.

Nivel 11º.- Estado de concentración
Cuando la respiración se hace más y más imperceptible, se empieza a experimentar la pura conciencia la cual funciona a través de una mente influctuante. La respiración es responsable de los movimientos de la mente y el cuerpo. Cuando la respiración se vuelve sutil, la mente se enfoca hacia un punto y se inmoviliza; éste es en el estado en el cual se debe practicar dharana.

Nivel 12º.- Fin de la practica
Gradualmente llevar la conciencia al cuerpo físico, a la postura de meditación; sentir el peso del cuerpo contra el suelo, conciencia de las manos descansando en las rodillas, conciencia de todo el cuerpo físico, conciencia de la respiración, observar la respiración como fluye hacia dentro y hacia fuera; respirar profundamente y cantar Om tres veces.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir