Kumbhaka - Fase de Retención en el Pranayama


La fase más importante del pranayama es la fase de "retención" denominada Kumbhaka. Hasta tal punto es importante que los textos dicen: kumbhaka, es el pranayama y la inspiración (puraka) y la espiración (rechaka) es el proceso. Es decir, estas dos últimas fases preparan la esencia del pranayama que es el cese de la respiración. Pasemos ahora a la retención a pulmones moderadamente llenos (antar Kumbhaka).

Cuando la retención se practica de manera correcta, paciente y de forma gradual, prolongando así su duración, produce cambios tanto en el cuerpo físico, renovando fuerzas y aumentando la vitalidad, como en el cuerpo energético, mejorando la fluidez, distribución y el control de las energías, control, mejorando la fluidez, distribución y el control de las energías, control de prana.

El control de prana induce a su vez en el cuerpo mental, la inhibición de todo proceso de pensamiento, creando un estado de calma en la mente, esencial para el desarrollo de la concentración.

Práctica:
Adoptar ardha Siddhasana. El loto debe ser muy cerrado, con los talones en contacto con el bajo vientre.
Es imprescindible la práctica de jalandhara, uddhiyana y mula bhanda.
Una vez establecida la posición, tomar durante unos instantes conciencia de la respiración, para pasar a la práctica incluyendo la fase de retención después de la inspiración, según la relación: 1:1:2
Al final de la espiración marcaremos una breve pausa.
Comencemos aplicándola sobre 4 unidades (mantras), es decir: 4:4:8
Inspiración a 4, retención a 4 espiración a 8. Iremos aumentando gradualmente a: 5:5:10, 6:6:12...
Siempre respetando la comodidad respiratoria y estableciendo así un ritmo adecuado.
Repetir varias veces cada relación según el número de mantras que convenga, para ir aumentando gradualmente.
Cuando la relación dada anteriormente se controla perfectamente, lo que ya supone un tiempo considerable de práctica, trataremos de prolongar la fase de retención o detención de la respiración (kumbhaka). Para ello la nueva relación vendrá dada por: 1:2:2
Esta relación es muy benéfica (en personas sanas), fortalece el corazón y previene contra todo tipo de enfermedades cardiacas.

En caso de dichas enfermedades o debilidad pulmonar deberán abstenerse del kumbaka, siendo, sin embargo, conveniente prolongar a un máximo confortable la espiración.
Adoptar un número determinado de mantras que, como hasta ahora, iremos aumentando progresivamente: 4:8:8,5:10:10,6:12,12...

Esta fase del pranayama debe trabajarse seriamente y durante largo tiempo, para ir tendiendo hacia la relación óptima del pranayama 1:4:2, relación considerada ya como práctica avanzada y en la que será necesaria técnicas subsidiarias, contracciones o cierres localizados (bandhas), y sobre todo la guía de un experto en la materia.

Práctica avanzada:
La última inspiración no es decisiva para la duración de la retención, porque el oxígeno del aire encerrado en los pulmones es poco en comparación con el transportado por la sangre

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir