Tadasana - Postura de la palmera


Tadasana es la contrapostura de shirshasana y constituye en sí misma un excelente ejercicio que también puede realizarse con gran provecho al comienzo de la sesión de asanas antes de la salutación al sol.

Una vez finalizada shirshasana descansa unos momentos en shashankasana (postura del niño) y cuando te sientas recuperado haz tadasana de tres a cinco veces.

Técnica:
* Posición de partida: ponte de pie con los pies separados entre sí unos quince centímetros. Entrelaza los dedos de las manos a la altura del pubis, dejando los brazos muy relajados. Fija la mirada en algún punto enfrente de ti -a la misma altura de tus ojos- y mantenla ahí durante todo el ejercicio. El punto te servirá de referencia para mantener el equilibrio. Eleva las rótulas y alinea la pelvis verticalmente con la espalda y las piernas.
* Comienza un lenta pero profunda inspiración y simultáneamente ve elevando los brazos muy estirados por delante del cuerpo y con las palmas de las manos vueltas hacia afuera. Continúa hasta que las manos lleguen a estar por encima de la cabeza, con las palmas apuntando hacia el cielo. A continuación elévate sobre las puntas de los pies, estirando lenta y progresivamente todo el cuerpo, intentando llegar lo más alto posible. Aquí termina la inspiración. Mantén esta postura de máximo estiramiento vertical, reteniendo la respiración con los pulmones llenos. En esta fase, los principiantes pueden respirar normalmente.
* Cuando notes necesidad de espirar deja salir suavemente el aire, disminuyendo gradualmente la tensión corporal. Apoya los talones en el suelo y baja los brazos estirados por delante del cuerpo (o por los lados), hasta alcanzar la posición de partida en el mismo momento en que termina la espiración. Haz una breve pausa y repite el ejercicio las veces que te apetezca.

Concentración:
* Durante la fase dinámica, concéntrate en coordinar la respiración con el movimiento, sintiendo los grupos musculares que van entrando en juego en cada momento. En la fase estática, concéntrate en estirarte al máximo y en mantener el equilibrio.

Beneicios:
* Desarrolla el equilibrio.
* Estira toda la columna vertebral descongestionando los nervios espinales.
* Tonifica casi todos los músculos del cuerpo y estira de forma notable los rectos abdominales y los intestinos.
* Intensifica la circulación energética.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir