Kechari Mudra


Este mudra estimula y facilita la secreción de un fluido (amrit) que produce una transformación a nivel pránico y mental, y una consecuente expansión de conciencia.

Etimología: Khe: cielo, Chari: desplazarse, Mudra: actitud síquica. Desplazarse por el cielo. Actitud que permite ubicarse en la conciencia suprema.

Kechari mudra o cerradura de la lengua es una práctica muy importante dentro del hatha yoga, raja yoga y los textos vedánticos debido al efecto que tiene sobre el cuerpo y la mente. Se la conoce esta práctica también con el nombre de nabho mudra. Se combina generalmente con ujjayi pranayama y otras técnicas meditativas.

Técnica del Raja yoga
Sentados en postura de meditación confortable, boca cerrada, doblar la lengua hasta que la superficie inferior toque la parte alta del paladar; llevar la lengua lo más lejos posible hacia la garganta. Cuando se sienta tensión, recoger la lengua y relajarla durante unos segundos; después repetir la práctica.

Nota: Si se experimenta un gusto amargo durante kechari mudra, se debe terminar con la práctica; ese sabor amargo es debido a las impurezas físicas y se experimenta cuando el dosha kapha está muy alto y hay mucha mucosidad en el cuerpo.

Como regla general, si estamos practicando hatha yoga, se deben de eliminar las toxinas y equilibrar los doshas y entonces ese sabor amargo no se experimentará.

Efectos psicológicos: La cabeza, manos y lengua cubren una extensa zona en el área sensorial del cortex. En el área motora, la lengua ocupa de tres a cuatro veces la del área sensorial. La zona de los labios, boca y cuerdas bucales es de vital importancia para convertir los pensamientos en palabras a través de vishuddhi.

Cuando practicamos algunos mudras, llevamos a atención a esas importantes áreas. Doblando la lengua hacia detrás y manteniéndola de esa forma, tiene el mismo efecto de llegar hasta el inconsciente.
Manteniéndola en kechari mudra, estabilizamos y fijamos músculos que normalmente nunca están inmóviles y este acto produce inmovilidad y quietud a través de todo el sistema y tiene unos profundos efectos sobre la conciencia. y mucha de las energía que utilizamos a través de la actividad del cortex, la podemos utilizar para otras funciones.

Se cree que con esta práctica se gana control sobre las funciones más importantes del cuerpo. Cuando la lengua se inserta en la cavidad nasal, donde terminan muchos pequeños nervios, hormonas y glándulas, estas se activan, lo que hace aumentar el control autónomo del cuerpo.

Respiración: Al principio, se puede respirar normalmente. Gradualmente tratar de reducir el ritmo respiratorio, hasta que después de dos meses aproximadamente de práctica regular, el número de respiraciones por minuto es de cinco a ocho.

Duración: Tanto tiempo como sea posible, siempre que dure el estado de paz y relajación.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir