Jiddu Krishnamurti








Jiddu Krishnamurti, nació en la India, y comienza, desde muy temprana edad, una trayectoria jalonada de extraños y complejos acontecimientos que desembocan en un vasto movimiento esotérico-religioso de dimensión mundial.

En la cumbre de su fama, adorado por multitud de seguidores, endiosado, glorificado, Krishnamurti se rebela, renuncia a todo y hace añicos la estructura cuidadosamente edificada para él.

Eso ocurría en 1929 y desde entonces y hasta su muerte, Krishnamurti desarrolló una incansable labor a través de todo el mundo.

El enfoque que Krishnamurti da a sus obras puede resultar des-concertante, a veces, para el modo habitual de encarar psicológicamente la vida. Cuando expresa sus ideas, no lo hace para que, básicamente, aumentemos nuestros conocimientos sino que nos da una síntesis, para poder encarar el problema desde un nuevo enfoque, desde la totalidad que abarca los diferentes aspectos divididos desde una verdad indivisa.


A unos les puede dar la intuición de estar ante su propia verdad y sentir la necesidad de transformar su propia manera de ver todas las cosas; para otros, el simple hecho de enfrentarse a las palabras de Krishnamurti les asusta y necesitan, imperiosamente, salir corriendo.

Con sus enseñanzas Krishnamurti nos invita a: “Escuchar con el corazón” y su mensaje nos dice: “descubre lo que es falso, para apartarte de ello”

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir