Bhastrika Pranayama - Respiración del Fuelle


Etimología: En sánscrito la palabra “bhastrika” significa fuelle debido a que el aire es impulsado y expulsado poderosamente de los pulmones - como el fuelle que el forjador usa para airear el fuego y producir más calor o combustión.

Bhastrika pranayama tiene el mismo efecto en el cuerpo, incrementa el fluido del aire y el calor en su interior, quemando impurezas.

Técnica: Sentados en una posición de meditación confortable, padmasana o siddhasana, hacer nasagra mudra con la mano derecha (la izquierda descansa sobre la rodilla); cerrar la fosa derecha con el dedo pulgar, inspirar y exhalar poderosa y rápidamente a través de la fosa izquierda (la acción de bombeo se efectúa por la expansión y contracción del abdomen - tratar de no usar el pecho). La fuerza de la inspiración y de la espiración debe de ser igual; una inhalación muy fuerte induce a que se expanda totalmente los músculos abdominales y una exhalación poderosa induce a que se contraigan muy rápidamente los músculos abdominales.
Una secuencia constará de tres series: la primera por el conducto izquierdo, la segunda por el conducto derecho y la tercera por los dos conductos. Cuando perfeccionemos la práctica inicial se incorporará la práctica de bandhas y retenciones.

Nota: La respiración siempre se practica a través de la nariz, la boca debe permanecer cerrada durante toda la práctica sin apretar los dientes ni contraer la cara. Los ojos pueden mantenerse cerrados para una mejor interiorización.

Duración: En las etapas iniciales, se recomienda un máximo de tres vueltas, que se irán aumentando paulatinamente.

Precauciones: Esta práctica incrementa la presión sanguínea y puede causar mareo debido a la hiperventilación; se debe detener la practica inmediatamente si se siente: debilidad, excesivo sudor, temblor del cuerpo o sensación de vomito. No se debe hacer esta práctica con la presión arterial alta, enfermedades coronarias, hernias, ulcera gástrica o vértigo.

Efectos fisiológicos: El pranayama aumenta la capacidad de respirar, tanto rápida como lentamente, privando y haciendo llegar altos niveles de oxigeno en el cuerpo.

Fisiológicamente, el lado derecho del cuerpo es diferente al lado izquierdo. La respiración por la fosa derecha acentúa el aspecto caliente del lado derecho del cuerpo y la respiración a través de la fosa izquierda afecta a los órganos del lado izquierdo. La inspiración desde la fosa derecha estimula el nadi pingala y la exhalación lo relaja de la misma manera la inhalación por la fosa izquierda estimula el nadi ida y la exhalación lo relaja.

Cuando purificamos la sangre a través de bhastrika también purificamos el cuerpo en sus diferentes niveles. El rápido movimiento del diafragma y de la respiración mueve vayu (aire) en el interior de los órganos internos y los nervios, por lo que la purificación alcanza a las células por el fuego del metabolismo. Una vez que la purificación ha tenido lugar en los tejidos más profundos, vayu es transportado a través de todo el cuerpo por la sangre, siendo uno de los mejores medios de llegar a lo más profundo de los órganos internos.

En los textos de yoga se dicen que la formación de los tres doshas o humores del cuerpo que se conocen como: vata, pita y kapha o viento, bilis y flemas se pueden controlar con la practica de bhastrika, eliminando las enfermedades que afloran debido a la acumulación de estos tres humores.

Efectos: Fortalece los músculos respiratorios mejorando la respiración general. Eleva la temperatura del cuerpo resultando una ligera transpiración, prueba de una buena condición corporal y correcta ejecución del ejercicio. Mejora el metabolismo, acentúa el poder digestivo y purifica la sangre. Limpia a fondo los pulmones y contribuye a la curación de disturbios relacionados: inflamación de garganta, arma, tuberculosis y pleuresía. Estimula el corazón y activa el cerebro.

Observación: Esta definición es únicamente orientativa ya que los pranayamas siempre deben practicarse bajo la guía de un profesor especializado.



Extracto del libro:
“Asanas, pranayamas, mudras y bandhas”
Swami Satyananda Saraswati

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir