Yoga para niños




El yoga para niños, Srishti yoga, resulta una maravillosa disciplina para los seres en desarrollo.

Su objetivo consiste en favorecer, estimular y desarrollar todas las riquezas latentes en ellos, aprender a conocerse, a encontrar su sitio y llegar a ser autónomos y conscientes: "hacer yoga" equivale a caminar hacia un mayor bienestar físico y mental, que es fuente de equilibrio y expansión.

Las asanas animan al niño a intentar nuevas experiencias, a enfrentarse a las dificultades, a familiarizarse con ellas y estimulan su búsqueda para alcanzar su objetivo, produciéndose la movilización total de su potencial, tanto físico como psíquico y alentado por los progresos que va obteniendo, adquiere confianza en sí mismo.
Los más tímidos logran abrirse, a comunicarse con mayor facilidad y los hiperactivos, a los que cuesta trabajo concentrarse, se vuelven tranquilos y sosegados.
Con las practicas de yoga los niños pueden aprender a relajarse, a concentrarse, a estimular sus energías cuando están cansados y a calmarlas : cuando están nerviosos, se les enseña a ser conscientes de su propio cuerpo y de la respiración.
Las prácticas no sólo ayudan a mantener joven y fuerte el cuerpo, sino que añade actividad mental y disciplina, lo que ayuda a desarrollar la atención, la concentración y estimula la creatividad que está latente dentro del niño.

La imaginación de los niños, se reduce a sus juguetes y a sus cuentos, pero con el yoga podemos introducir cosas reales en su imaginación, poniéndoles en una relación más íntima con su entorno y haciéndole capaz de enrollarse con él.

El niño es más intuitivo y está menos condicionado que el adulto, es más abierto, creativo y, sobre todo, capaz de aprender.

La práctica del yoga lleva equilibrio a su personalidad afectando a sus diferentes aspectos:

1.- Aspecto físico
a) Esqueleto, musculatura, ligamentos.

El crecimiento del niño se enfocará a mantener erguida su postura sin tensión ni fuerza; flexibilidad, agilidad y postura correcta, son los beneficios más importantes.

b) Sistema nervioso
Tratar de conseguir un equilibrio entre su mente y el entorno vital, paliando los trastornos de conducta que se evidencian a menudo en esas edades, ira, violencia, etc...

c) Sistema respiratorio y digestivo
Con las prácticas respiratorias se contribuye al desarrollo pulmonar y a balancear los 2 hemisferios cerebrales

2.- Aspecto emocional
Las disciplinas de yoga, al canalizar la energía conducen, automáticamente a un estado de calma, algo que no se puede inculcar sólo con palabras y donde la práctica es totalmente necesaria.

3.- Aspecto mental
Habilidad para concentrarse, razón.
La personalidad de los niños debe crecer, debe desarrollarse, no la debemos suprimir, ayudémosles a seguir su propia naturaleza

4.- Aspecto creativo
Imaginación, visualización.
Los niños que empiezan a practicar asanas siendo muy jóvenes, se les puede ver moverse con una perfecta coordinación corporal, tomando en este aspecto una parte muy importante la visualización, la cual trasladan de una manera muy positiva a sus prácticas escolares diarias.
La imaginación forma parte del mundo del niño; inventan historias que cuentan con la mayor seriedad.

Con el tiempo esta tendencia se va esfumando. Hacer que esa facultad de creación no se pierda, es una parte muy importante que tenemos que tener en cuenta.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir