Kapalahati Pranayama - Respiración del fuelle


En sánscrito la palabra kapala significa “calavera” y bhati “brillar”; el fin de la práctica es: "la purificación de la parte frontal del cerebro y está vinculada a la purificación de los nadis ida y pingala.

Kapalbhati es también una de las seis kriyas de limpieza del hatha yoga.


Técnica:
Sentados en posición de meditación confortable, la columna derecha y el cuerpo firme. (padmasana es la postura más recomendable debido a lo sólido de su posición). Empezar haciendo 10 respiraciones rápidas a través de ambas fosas; cada respiración deberá empezar con la espiración y terminar con la inspiración; la inspiración debe ser natural y espontánea, con expansión abdominal y la espiración forzada con contracción abdominal; después de completar 10 respiraciones rápidas, inhalar y exhalar profundamente, lo que hace la 11ª. respiración (una vuelta).

Después de completar cada vuelta, parar para permitir que la respiración se normalice, después empezar una nueva vuelta hasta completar 10. Gradualmente ir aumentando el numero de respiraciones por vuelta, al mismo ritmo que aumente la capacidad pulmonar.


Variación 1ª)
Se pueden añadir diferentes técnicas a la practica básica, por ejemplo nadi sodhana pranayama. Primero se cierra una fosa y se practica kapalabhati, a través de la otra fosa, 20 veces, después se hace una profunda respiración lo cual es la numero 21 y se repite el mismo proceso, a través de la otra fosa y después a través de las dos juntas. Esto constituye una vuelta; en estados avanzados esta practica se combina con bandhas y retenciones.

Variación 2ª)
Este método se llama kapalshodhana pranayama. La respiración, alternando las fosas nasales, es igual que en la variación primera pero el proceso es diferente. Se empieza inspirando a través de la fosa derecha, pingala nadi. Al principio en esta practica el ritmo es 8-4-2, inhalando se cuenta 8 reteniendo se cuenta 4, y espirando fuertemente a través de la fosa derecha se cuenta 2.
Repetir el mismo procedimiento 20 veces a través de la fosa derecha, 20 veces a través de la fosa izquierda y 20 veces a través de las dos al mismo tiempo (una vuelta).
En el nivel avanzado se combinan bandhas y mudras.

En los Upanishas, se hace mención a que siempre se debe empezar kalshodhana con la fosa derecha debido a que el fin de esta práctica es la activación del nadi pingala lo cual, como contrapartida, estimula el nadi vata ayudando a la eliminación de gases (el nadi vata controla formación y eliminación de gases dentro del cuerpo). Este nadi está situado a lo largo de la parte posterior de la nuca.


Nota:
Cuando se practica kapalabhati pranayama combinándolo con bandhas y retenciones, únicamente
se debe usar jalandhara y moolabhanda con retención interna; retención externa y uddiyana bandha no se deben hacer aquí ya que debido a la contracción abdominal se crea mucha tensión en el diafragma. Si se practica durante mucho tiempo, las contracciones pueden hacer que los músculos del diafragma y los pulmones sufran espasmos, lo que hará que nos quedaremos sin respiración.


Duración de la practica:
En las tres practicas de kapalabhati, se recomienda incrementar el número de vueltas antes que el número de respiraciones, hasta que se llegue al punto en el cual se tenga un control total sobre el proceso fisiológico.

Velocidad de la respiración:
La velocidad de la respiración cambia dependiendo de cual sea la técnica que estemos practicando. En hatha yoga, el rápido movimiento estimula los músculos abdominales más bajos y la práctica llega a ser un "semi agnisa kriya" que activa la región de manipura.

En kundalini yoga, hay más conciencia profunda de la respiración y a pesar de que haya tendencia a acelerar el ritmo de la respiración, lo debemos controlar. No conviene hacer retención externa después de Kapalbhati, pues puede darse un espasmo por falta de aire (en principiantes).

Limitaciones:
Enfermedades del corazón, presión arterial alta, epilepsia, hernia, ulcera gástrica y vértigo.

Efectos psicológicos:
En cada proceso corporal hay un sistema de trabajo dual, activo y pasivo; en el proceso respiratorio, a la inspiración se la considera activa y a la espiración pasiva. Durante la inspiración la energía se usa para hacer que el aire entre, la espiración es generalmente pasiva y principio de retorno,; la inspiración es energetizante debido a la estimulación que hace sobre el sistema nervioso; el retroceso elástico de los pulmones y de la caja torácica crea automáticamente la espiración; es la fase de descanso o pasiva.

La técnica de kapalabhati es un modo de reinvertir el ciclo de la respiración normal, haciendo una inspiración pasiva y una expiración activa, lo que requiere tomar conscientemente las riendas, sobre un proceso normalmente subconsciente.

El fin de todas las prácticas de pranayama es el de crear diferentes ritmos, velocidades e intensidades de respiraciones y potenciar la diferencia entre la inspiración y la espiración con el fin de cambiar las normas que habitualmente funcionan en lo más profundo del cuerpo físico, psíquico, mental y emocional.


Desde el punto de vista muscular, el foco principal en kapalabhati es el diafragma; durante la espiración el diafragma sube y durante la inspiración baja. Debido al fuerte movimiento que se hace hacia arriba con el diafragma, los músculos abdominales se contraen poderosamente y esta contracción del abdomen empuja el prana digestivo, la energía samana, hacia arriba. Este movimiento se acentúa hasta el limite, cuando la respiración sube, llegando hasta la base del cráneo y descendiendo a través de las fosas nasales.

Este proceso tiene un efecto estimulante sobre la sangre, los nervios y el plexo celiaco, en los intestinos. Así mismo, a través de impulsos nerviosos, llega hasta el cerebro, así como la inspiración, a través del aparato respiratorio, a los pulmones.

Algo muy importante, sin embargo, es hacer que los músculos se muevan de una manera muy relajada y a un ritmo muy confortable; al principio debe ser lento y cuando la capacidad pulmonar se vaya desarrollando, el ritmo se volverá natural y sin ningún tipo de esfuerzo.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir