Ushtrasana - Postura del Camello


Técnica: En posición de rodillas y dejándolas ligeramente separadas, colocar las manos en la zona lumbar, en forma de cinturón, pulgares hacia arriba (también se pueden colocar los pulgares en el medio sacro); curvar la columna hacia atrás; colocar la palma de la mano derecha, sobre el talón o la planta del pie izquierdo; la cabeza erguida, mentón hacia la garganta y nuca estirada.
Flexionar la cabeza hacia atrás relajando los músculos de la nuca y el cuello; empujar el tronco hacia los muslos, que deben estar perpendiculares al suelo; intentar estirar la espalda aún más contrayendo los músculos de los glúteos, estimulando el desplazamiento de la pelvis hacia delante, tratar de arquear la zona dorsal.
Volver a la posición de partida, colocando primero una mano en la zona lumbar y luego la otra; enderezar lentamente la columna desde el sacro hasta las cervicales; sentarse sobre los talones y dejar que la respiración se exprese espontáneamente; después inclinar el tronco hacia delante, frente al suelo, en la posición del niño (shanshankasana).

Nota: La posición puede facilitarse apoyando los pies sobre la base de los dedos, lo que permite una mayor elevación de los talones.

Respiración: Espirar al dejarse caer hacia atrás, inspirar al volver a la posición de rodillas, en la postura, ampliar la respiración media y alta varias veces.

Duración: Repetirla dos o tres veces. Proceder paulatinamente; como postura estática mantenerla hasta tres minutos.

Concentración: Como ejercicio físico, en el abdomen, la glándula tiroides o la columna vertebral y en mantener el centro de gravedad en la perpendicular de la rótula.

Contrapostura: Debe practicarse como contrapostura a cualquier asana de flexión hacia delante, tal como paschimottanasana (pinza).

Contraindicaciones: Esta postura esta prohibida a las personas que sufren de marcado hipertiroidismo; las personas cuya columna presente una lardosis lumbar no irán más allá del segundo tiempo de ejecución.

Beneficios: Flexibiliza la columna vertebral, en especial el segmento dorsal y en particular la zona sacrolumbar; es útil para eliminar el dolor de espalda, el lumbago y el encorvamiento de la espalda; estira el estómago, estimula los órganos abdominales y los intestinos eliminando el estreñimiento, regulariza el ciclo menstrual de la mujer; mejora la respiración en los lóbulos de los pulmones; puede aliviar algunos casos de ciática, aumentando la función renal y suprarrenal. Es una postura energetizante ya que estimula la producción de adrenalina; prevé los estados depresivos.

Plano energético: Cuando se practica aplicando la suspensión respiratoria, la energía es emitida poderosamente desde manipura chakra expandiéndose hacia las piernas y el tórax.
Para fines espirituales concentrarse en vishuddhi o anahata chakra.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir