Shanmukhi Mudra - Cerrado de las Siete Puertas


Bindu Visarga es considerado tradicional-mente como el centro o fuente de la creación individual, desde donde emanan las primeras vibraciones psíquicas. A estas vibraciones se las conoce como “nada” o sonido psíquico y son la primera manifes-tación desde una fuente inmanifestada.

Shanmukhi mudra, o cerrado de las siete puertas, se usa para retirar los sentidos a todos los estímulos externos y enfocarlos en bindu visarga, la fuente de la experiencia del sonido psíquico.

Llevando la conciencia a bindu, se empieza a experimentar el silencio interior, en el cual se oye el sonido psíquico. Este mudra se usa en nada yoga; es un mudra que nos lleva a la introversión a través de la cual se experimenta los diferentes estados del sonido psíquico.

La palabra “shanmukhi” significa “siete puertas” y estas siete puertas se refieren a las siete aperturas sensoriales: dos ojos, dos oídos, dos fosas nasales y la boca que son las siete puertas de la percepción a través de las cuales se recibe la información del mundo exterior. En shanmukhi mudra, se cierran esas siete puertas, permitiendo que la conciencia se vuelva directamente a su fuente.

Técnica:
Sentados en padmasana o siddhasana, con la columna y la cabeza derecha; elevar las manos enfrente de la cara con los codos apuntando hacia afuera; cerrar los oídos con los dedos pulgares, los ojos con los índices, las fosas nasales con los medio, la boca, labio superior con el anular y el labio inferior con el meñique; los dedos deben de presionar suavemente al cerrar las “ siete puertas”.

Durante la práctica, se debe de relajar el dedo medio durante la inspiración y la exhalación. Inspirar profunda y suavemente, al final de la exhalación, cerrar las fosas nasales con los dedos medios y practicar antar kumbhaka (retención con pulmones llenos), concentrarse en bindu visarga y escuchar el sonido interior o nada que emana desde esa zona.

Efectos sicológicos:
Shanmukhi mudra es también una técnica de pranavidya donde la energía que se emite desde las manos y dedos es absorbida por las terminaciones nerviosas de la cara. La energía y el calor de las manos y dedos estimula y relaja los nervios y músculos de la cara, los cuales son muy sensibles a cualquier clase de cambios externos, creando un circuito entre las manos y los ojos, nariz, boca y oídos. Las conexiones neurológicas que se crean a través de los cinco sentidos, a un mismo tiempo, así como la conciencia se introvierten y esa considerable cantidad de presión se aplica para estimular el fluido de ida y pingala.

La presión sobre los órganos sensoriales es el aspecto de pingala y los componentes sensoriales es el aspecto de ida. A través de esta práctica, hay una interrelación más estrecha entre muchas áreas del cortex, lo cual no ocurre frecuentemente., lo que hace aumentar la potencia de interiorizarse y de mantenerse consciente al mismo tiempo.
Como afecta al sonido interno y como se crea nada es una experiencia exterior en el campo de la sicología.

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir