Meditación Zazen

Zazen expresión japonesa para "meditar sentado" (Za=sentarse, Zen=meditación). La palabra Zen proviene del sánscrito “dhyana” (atención plena al momento presente), de donde derivó al llegar el Budismo a China, convirtiéndose en "Chan na", en Corea "Son" y en a Japón, se convirtió en Zen.

La práctica de ZaZen (Shikantaza) significa estar simplemente sentado. No se medita con ningún objeto, pensamiento o imagen. Se concentra la atención y la actividad principalmente en la espiración, de manera que tiende a establecerse un ritmo lento de respiración abdominal en que la espiración es notoriamente más prolongada que la inspiración.

Esta enseñanza es llamada la práctica de la ”no-práctica” y la obra "Shobogenzo" del monje Dogen, es una guía fundamental de práctica y enseñanza de la escuela Soto.
La escuela Rinzai, está especializada en los "koan", una derivación de los gōng'ān chinos (caso público). En origen hacían referencia a diálogos y sucesos entre maestro y discípulo que eran registrados de manera escrita; la escuela Rinzai los compilará y ampliará, y los usará como técnica de meditación y no sólo de mera reflexión y enseñanza.
Un koan puede ser una pregunta sin aparente sentido: "¿cuál es el sonido de una sola mano que aplaude?" o "¿cuál era tu rostro original antes de nacer?"

Este tipo de pregunta debe investigarse con una concentración total hasta que su razonamiento conceptual quede erradicado, y así pueda surgir "prajna", la sabiduría intuitiva lo que ocasionará un despertar (en japonés: satori, kensho) a la naturaleza búdica: la iluminación.

Simplemente estar sentado; no reflexionar; sencillamente respirar y no seguir activamente los pensamientos; no forzarlos, permitir que fluyan, no detenerse en ellos, dejar que aparezcan y se vayan. Los pensamientos van y vienen, como si las ráfagas mentales fueran nubes que atraviesan el cielo sin dejar rastro.

"tal como cuando dejamos de remover el agua de un estanque
podemos al fin ver el fondo".


Zazen se debe practicar en un lugar tranquilo, ni muy oscuro ni muy luminoso, con una temperatura agradable, ropa cómoda y el cuerpo fresco y descansado.

* Adoptar la postura del loto o medio loto, sentarse sobre un cojín (zafu) colocado en frente a la pared ( al adoptar la postura la base de la columna debe de estar recta, sin inclinarse hacia ningún lado y en el centro del cojín con las rodillas apoyadas firmemente en el suelo, la pelvis y las caderas levemente hacia delante, las nalgas hacia afuera, las caderas hacia delante, el mentón recogido y el cuello estirado, la cara paralela con los hombros (la nariz debe estar alineada con el ombligo.

*
Colocar la mano derecha, con la palma hacia arriba, sobre el pie izquierdo, y la mano izquierda, con la palma hacia arriba sobre la palma de la mano derecha. Las puntas de los dedos pulgares deben tocarse ligeramente; colocar las puntas de los pulgares delante del ombligo y los brazos ligeramente separados del cuerpo. (hokkaijoin o mudra cósmico)
* Mantener la boca cerrada, colocando la lengua contra el paladar justo detrás de los dientes.

* Los ojos ligeramente abiertos, con la mirada hacia abajo en un ángulo de 45 grados, sin fijarlos en nada y permitiendo cualquier cosa en el campo de visión.

*
Colocar las manos con las palmas hacia arriba sobre las rodillas e inclinar la mitad superior del cuerpo de izquierda a derecha varias veces, sin mover las caderas, mueva el tronco como si fuera una barra hacia un lado y luego hacia el otro y de delante hacia detrás, para estirar los músculos de la cintura y de las caderas, primero en un movimiento amplio y paulatinamente hacerlo más pequeño hasta que el cuerpo quede centrado en una posición recta; después volver a adoptar la posición de las manos.

* Durante el zazen, respirar silenciosamente por la nariz permitiendo la entrada y salida del aire sin ningún tipo de control.

*
Para terminar, inclínarse en gassho, con las palmas de las manos hacia arriba sobre los muslos, balancee el cuerpo varias veces, inspirar profundamente y estirar las piernas suavemente y ponerse de pie lentamente. (prestar atención si se han dormido las piernas)

* Para practicar kinhin (ir recto), camine en el sentido de las agujas del reloj alrededor de la sala girando siempre a la derecha, las manos en posición shasshu y manteniendo, de cintura para arriba, el cuerpo en la misma posición de sentado. Dar el primer paso con el pie derecho, y continuar dando sólo medio paso de una forma lenta y suave, por cada respiración completa (una espiración y una inspiración). Cuando termine el kinhin, camine a un ritmo normal alrededor de la sala hasta regresar a su asiento; deténgase e inclínese.

El seiza es una variante en la forma de sentarse que permite formar un triangulo con las rodillas y la base de la columna, pero el centro de gravedad está un poco mas alto que en el medio loto o loto completo. Las piernas en un banco (seiza), deben doblarse por debajo del banco y las rodillas firmemente apoyadass en el suelo. También se puede usar un cojín (zafu) en vez del banco.

Si ninguna de estas posturas nos fuera factible, podemos hacer la meditación sentados en una silla, manteniendo la misma postura para la parte superior del cuerpo, las manos en el regazo con el mismo mudra y un cojín en el suelo debajo de los pies.

La postura en las diferentes escuelas no varia fundamentalmente pero en lo que se refiere a la respiración, en la escuela Hinayana se regula mientras se van contando las respiraciones, mientras que en la escuela Mahayana el sistema de regulación de la respiración es el siguiente: se toma conciencia de que una respiración larga es prolongada y que una respiración corta es breve; la respiración llega y finaliza en el abdomen, aunque espiración e inspiración sean diferentes. Cuando se respira abdominalmente es fácil armonizar la mente.

Influencia psicosomática del Zazen

* La postura corporal mejora.
* Se afianza la motricidad desde el centro de gravedad del cuerpo, a la altura de la pelvis.
* Desaparecen tensiones innecesarias, especialmente las derivadas de expresión o auto control en la cintura escapular (hombros y omóplatos) y cuello.
* Mejora el riego cerebral y la compenetración entre las tres capas del cerebro (instintivo, emocional y córtex) y la conexión entre hemisferios.
* Se establece una respiración más lenta y profunda, integrando el abdomen en el movimiento del diafragma, consiguiendo una mayor y más equilibrada oxigenación de todo el metabolismo.
* Se crea una coordinación entre la expresión corporal y el pensamiento.
* Los pensamientos desordenados del subconsciente tienden a depurarse.
* Se producen niveles de descanso metabólico y mental más profundos que durante el sueño corriente.
* Se flexibilizan las caderas, ingles, lumbares, tobillos, rodillas (aunque se recomienda ser cauteloso con las rodillas)
* Mentalmente se tiende a dejar las actitudes de ansiedad.

El maestro Tendo decía:
“El aliento inspirado alcanza el abdomen;
sin embargo, este aliento no viene a de ninguna parte;
por esta razón, no es ni corto ni largo;
el aliento espirado sale del abdomen;
sin embargo, no es posible decir a donde va.
Por esa razón, no es ni largo ni corto.”



  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir