Bhujangasana - Postura de la cobra

Esta asana recibe el nombre de la cobra, (bhujanga) debido a la seme-janza que toma el cuerpo con dicho reptil cuando está en posición de atacar.

Bhujangasana armoniza los tres planos del ser:

* El plano físico, representado por la fijación de las piernas y la parte inferior de la espalda.
* El nivel psíquico, simbolizado por la movilidad y la flexibilidad del tronco y el cuello.
* El plano espiritual es evocado por el movimiento de energía que alcanza los centros superiores del cerebro directamente desde la base de la espina dorsal

Técnica: Tumbados boca abajo, las piernas y los pies estirados y juntos, las manos apoyadas en el suelo debajo de los hombros, los codos pegados al cuerpo y la frente en el suelo; relajar todo el cuerpo antes de comenzar.
Lentamente, levantar la cabeza arrastrando la nariz y la barbilla por el suelo, lo que provoca el estiramiento del cuello y la compresión de la nuca, después elevar la cabeza y la parte superior del tronco, haciendo tracción con los músculos dorsales; cuando éstos no den más de si, ayudarse con las manos para acabar de erguir todo el tronco, apretando contra el suelo el sacro y el pubis.
Lo importante no es levantarse mucho sino curvar bien toda la columna vertebral.
Evitar las sacudidas, flexionar las vértebras muy lentamente, una a una, notando como la presión desciende desde la región cervical, a la lumbar y sacral, buscando que los brazos queden con los codos semi-flexionados.
En la posición final, relajar todo el cuerpo, nalgas, muslos, pantorrillas hombros y cara. Para descender, hacer todo el proceso a la inversa.

Nota: Evitar que un lado se desarrolle a expensas del otro y que la cabeza se hunda entre los hombros; practicar suavemente y si en algún momento la postura produce algúna molestia, disminuir la intensidad.

Respiración: Inhalar al levantar el cuerpo, respirar normalmente en la postura final, si se mantiene un corto tiempo, retener la respiración, exhalar al descender

Duración: La postura puede hacerse de tres a siete veces y durante el tiempo que se pueda mantener cómodamente.

Secuencia: Bhujangasana es la contrapostura paschimottanasana (pinza), por lo tanto, debe practicarse en secuencias.

Contraindicaciones: Las personas que sufren de úlcera péptica, hernia inguinal, hipoglucemia, graves problemas neurovegetativos, tuberculosis intestinal o hipertiroidismo, no deben practicar esta asana.

Beneficios: Da flexibilidad a la columna vertebral aliviando el dolor de espalda y favoreciendo la eliminación de la cifosis; activa el riego sanguíneo; estimula los riñones facilitando su trabajo de purificación y eliminación.
La presión intrabdominal mejora la digestión y especialmente el hígado, la vesícula biliar, el bazo y el páncreas; estimula el apetito y elimina el estreñimiento; tonifica los ovarios y el útero; expande el tórax, mejorando la capacidad respiratoria.

Plano energético: La energía se concentra primero en manipura chakra y cuando se activa este centro, fluye por la columna hasta visuddha. La conciencia puede pasearse, combinada con la respiración, por la espina dorsal.

Variantes:
* sphinx (esfinge)
* sarpasana (serpiente)
* tiryaka bhujangasana (cobra en torsión)
* poorna bhujangasana (cobra completa)


  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir