Bhakhi Yoga


"Bhakti" significa tanto devoción como apego amoroso a lo Divino, y es uno de los cuatro senderos de liberación (moksha). En el Bhagavata Purana, el bhakti se describe como la etapa perfecta para la realización espiritual. Shândilya, el autor del Bhakti Sutra define bhakti como “el supremo apego al Señor”, único tipo de apego que no refuerza la personalidad del ego. Desde el principio, este término estuvo íntimamente conectado con las tradiciones teístas del hinduismo orientación que queda bien reflejada en el Bhagavad Gîtâ.

El Bhakti Yoga resulta accesible a cualquier persona, indepen-dientemente de su desarrollo espiritual, ya que se puede establecer una libre relación con Dios, de cualquier forma que se desee, y porque satisface el deseo original inherente en el alma de todos los seres -la necesidad de amar-, como se comenta en los Bhakti Sûtra de Nârada.

El Bhakti Yoga enseña a transformar las emociones en amor y devoción, es el camino de la mística en donde todo proviene de la gracia de Dios. El Bhakti Yoga se cita a menudo como ejemplo de enseñanza dualista aunque esto no sucede en todas las escuelas de esta rama del yoga. Incluso aunque al principio todos los devotos se refieran a lo Divino como a una Persona aparte, el objetivo final de algunas escuelas es fundirse tan completamente con lo Divino que solo queda un absoluto olvido del propio ser.


El camino de la devoción (bhakti) tiene sus raíces en el ritual místico de los antiguos vedas donde los iluminados Védicos (rishis) invocaban distintas deidades durante sus ritos. El Bhakti Yoga no floreció como un camino claramente delineado hasta la época del Shvetâshvatara-Upanishad y el Bhagavad-Gîtâ (la Canción del Señor - 500 a.C.) El Gîtâ recoge las enseñanzas dadas por Krishna, al príncipe Arjuna en el campo de batalla en una de las guerras más sangrientas que hubo en tierras del Indo. Esta obra de 700 estrofas presenta por primera vez el Bhakti Yoga como un camino espiritual.

El devocionalismo hindú se extendió a las deidades femeninas, y el más importante de los primeros textos sagrados en alabanza de lo Divino femenino es el Devî-Mâhâtmya, documento de la tradición Shakta centrado en el culto del Poder Divino (shakti), ya sea Kâlî, Durgâ, Pârvatî, Annapûrnâ, Sâtî, o cualquier otra deidad femenina del Hinduismo. En los primeros siglos de nuestra era, el Shaktismo se mezcló con el Tantra, aunque sin llegar a perder completamente su identidad separada.

El ideal de la devoción se convirtió en el enfoque de todo un movimiento cultural, el llamado Bhakti Mârga o “camino de devoción”. Este movimiento floreció desde el 800 al 1100 a.C. y fue la época de la creación del Bhakti Sûtra de Shândilya y el Bhakti Sûtra de Nârada, dos obras sánscritas en forma de aforismos que dirigen el camino del practicante.

En la India, el Bhakti Yoga fue difundido y recopilado por infinidad de santos cuyas composiciones se recogen, entre otros muchos, en el Nâlâyira-Tivyap-Pirapantam, el Tiru y en el Bhâgavata-Purâna, creado por adoradores de Krishna aproximadamente en el 900 d.C.

Hoy en día, los miembros de los Hare Krishna, (Sociedad Internacional para Conciencia de Krishna) son los representantes más importantes de la tradición bhakti. Sus enseñanzas y su forma de bhakti (devoción) se remonta a la época medieval hindú y se basan en las enseñanzas del santo bengalí Caitanya e introducida al mundo occidental por Srila Prabhupada en 1966

El Bhakti Rasamrita Sindhu, divide el bhakti en tres etapas:

* Sadhana-bhakti (devoción con prácticas regulares)
- vaidhi-bhakti (devoción practicada con regulaciones)
- raganuga-bhakti (devoción practicada con apego a Krishna
* Bhava-bhakti (devoción con éxtasis)
* Prema-bhakti (devoción con amor puro)

Hay diferentes grados de devoción y en el Bhabavata Purana (siglo IX) se definen nueve etapas en la práctica del Bhakti Yoga:

1.)
Shravana: la escucha de los nombres de la Persona Divina. Cada uno de sus cientos de nombres ilumina una cualidad distinta de Dios y escucharlos crea una actitud devocional.
2.) Kîrtana: canciones de oración entonadas en honor del Señor, que suelen tener una melodía simple y se acompañan con instrumentos musicales.
3.) Smarana: el recuerdo de Dios, la evocación meditativa amorosa de los atributos de la Persona Divina, a menudo en una encarnación humana.
4.) Pâda sevana: veneración de los pies del Señor, como parte de la ceremonia de adoración. Los pies se consideran tradicionalmente como el punto extremo del poder espiritual y la gracia. En caso de un maestro vivo, el desapego se manifiesta frecuentemente inclinándose ante lsus pies.
5.) Arcanâ: La ejecución de ritos religiosos, especialmente las ceremonias diarias en el propio domicilio (rituales), en un altar donde se instala la imagen de la deidad (ishtadevatâ).
6.) Vandana: postraciones ante la imagen de lo Divino.
7.) Dalia: devoción servil a Dios, expresada mediante el intenso anhelo del devoto por permanecer en su compañía.
8.) Sapya: sentimiento de amistad por lo Divino, que es una forma mística más íntima de asociación con Dios.
9.) Âtmanivedana: auto-ofrenda, mediante la cual el devoto entra en el cuerpo inmortal de la Persona Divina.


"Estas nueve etapas forman un camino ascendente, a

través de una devoción cada vez más fervorosa, que culmina en la unión con lo Divino".

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir