B.R. Osho



Rajneesh Chandra Mohan Jain v
io por primera vez la luz en un pueblo de la India, en la región de Madya Pradesh el 11 de diciembre de 1931. Se graduó en filosofía en la Universidad de Saugar, siendo un estudiante extremadamente brillante. Durante nueve años trabajó, como profesor, en dos Colegios Mayores.

En 1.966 renunció a todo para consagrar su vida a “Lo Desconocido”, por una regeneración espiritual de la humanidad y el desarrollo práctico y espiritual de cada hombre.

La enseñanza de Osho se centra en abordar desde distintos ángulos la cuestión del desarrollo de la conciencia humana hasta alcanzar el grado conocido en tradiciones varias como el de la iluminación. En su discurso, Osho utiliza las enseñanzas de numerosos maestros de distintas épocas, tales como Krishna, Buda, Jesucristo, Lao Tse, Sócrates, etc., para acercarse desde distintos puntos de vista a la cuestión de la iluminación.

Viajó por toda la India dando discursos, charlas y dirigiendo campos de meditación. Empezó a cambiar y a cuestionar los patrones y valores de la cultura y el saber humano convencional. Su mensaje evidencia la totalidad de la vida, poniendo de relieve una radical transformación del ser humano. El proceso, la alquimia de la transformación interior, dice, es meditación y samadhi.

Creó un "Centro Mundial de Meditación", en donde todas las dimensiones del potencial humano pueden ser exploradas y despertadas a la luz de la ciencia moderna, la sabiduría humana y la espiritualidad práctica.

Osho también ha inspirado un movimiento de neo-sannyas, en el que los buscadores de diferentes religiones son iniciados a la "Vida Sannyas", (forma de vivir la vida en su totalidad e intensamente) formando una familia espiritual.

Osho es un iluminado, alguien que ha devenido uno con el infinito, con la totalidad: ha devenido Conciencia Cósmica.


"OSHO, nunca nació, nunca murió.
Únicamente visitó el Planeta Tierra entre el 11 de Diciembre de l.931
y el 19 de Enero de 1.990".

(inscripción que figura en la lápida de su tumba)

  © 2011 Eva Quevedo Ruiz

Subir